El Mensajero - Edición 2 (enero y febrero 2008)

EDITORIAL

Un nuevo año se vislumbra ante todos y la necesidad de cambiar se hace cada vez mayor en la búsqueda de un mundo más pacificado, en donde los intereses mezquinos sean reemplazados por la igualdad de derechos, en donde los valores sean retomados, porque no se han perdido, simplemente se han desvalorizado. La búsqueda de un mundo mejor comienza dentro de nosotros cuando hacemos un autoanálisis y encontramos que debemos mejorarnos si realmente hemos entendido el mensaje y las enseñanzas dejadas por Jesús en su triunfante paso por la Tierra.

Es importante notar que como espíritas nos cabe una responsabilidad grande debido a la misión que nos ofrece la Doctrina. Bien lo dijo Emmanuel a través de Francisco Cándido Xavier: “Más entendimiento del programa divino significa mayor expresión del testimonio individual en los servicios del Maestro. Competencia dilatada - deberes crecidos Más luz - más visión.”

Seamos pues, en la orquesta divina, instrumentos de los cuales se oigan notas musicales que lleguen a todos aquellos que necesitan oír las melodías de amor que Jesús enseñó...

Archivo Descargable: