El Mensajero - Edición 5 (julio y agosto 2008)

EDITORIAL

Nuestro objetivo en esta encarnación es el de progresar a través de la mejoría constante de nuestras malas inclinaciones y vicios. Debemos valernos de todas las herramientas con las que contemos para lograrlo. Una de esas herramientas es el Evangelio que nos dejó Jesús y que es la base de nuestra relación con Dios y con el prójimo. Nos da la fe y la esperanza para que en las caídas sepamos y podamos levantarnos y seguir adelante. Por otro lado, tenemos el Espiritismo que nos abre la mente y nos permite razonar sobre la base de que somos producto de lo que fuimos y seremos lo que somos. Finalmente tenemos que agregar Buena Voluntad. Nada se consigue sin el deseo firme de querer hacerlo.

Estas tres herramientas sumadas al estudio, la meditación y el trabajo nos garantizarán el progreso anhelado.

Impulsados por el amor de Cristo podemos llegar a triunfar en cada paso que demos en esta y en las encarnaciones que tengamos.

Archivo Descargable: